Los incidentes del Molinón

 LOS INCIDENTES DEL MOLINON

Los analizamos paso a paso

 

Pasado un par de días, analizamos en frío que es lo que ocurrió y sobretodo porqué ocurrió para que se caldearan asi los ánimos y que más de uno perdiera los papeles.

Antes de nada hay que ver en que situación llegaba el Sporting de Gijón y el Real Zaragoza al partido. De los aragoneses nada que no sepamos. Y por parte del Sporting se encontraba que había acabado el año en puestos de ascenso directo, con unos números que hacían muchos años que no tenían. De hecho el Sporting es el equipo que menos partidos había perdido junto al Numancia y desde que el Sporting bajara a Segunda División a mediados de los años 90 y exceptuando la etapa reeciente en Primera División, nunca antes había llegado a la jornada 19 con sólo 4 derrotas. La afición esta encantada con la gestión a todos los niveles, Mareo funciona perfectamente, de hecho la semana pasada se conoció que el Manchester City pagaría 250.000€ por el fichaje del delantero Cadete Manu García, su delantero Lekic (cedido del Gençlerbirligi turco) está dando un rendimiento altísimo a un costo bajísimo por su ficha y el precio pagado para su cesión. Los canteranos de Mareo como Nacho Cases han cogido peso específico dentro del primer equipo facilitando las renovaciones, las mejoras de contrato y la unión e identificación de la afición con su equipo lleno de chavales de la cantera es total, hasta los entrenamientos son seguidos por una cantidad iportante de jóvenes seguidores que animan a sus ídolos (http://sporting.elcomercio.es/noticias/2014-01-05/pequenos-enloquecen-idolos-mareo-20140105.html). Todo en contraposición a la actual situación del Real Zaragoza. Es más, un problema interno como el que tiene Sandoval con López Garai (que ahora no hay problema, que ahora sí lo ha habido, que no me he reunido con él, que sí lo he hecho… http://sporting.elcomercio.es/noticias/2014-01-04/sandoval-enreda-lopez-garai-20140104.html) es minimizado por la grada y hasta perdonado dado que la victoria ante el Real Zaragoza situaba líder al Sporting a falta de saber lo que haría el Deportivo de la Coruña. 

Con esta situación previa, el técnico del Sporting de Gijon, Sandoval, hacía una rueda de prensa el día 4 de Enero al más puro estilo Mourinho. Declaraba que «hay que distanciarse cueste lo que cueste» con el Real Zaragoza en la clasificación, sino alegaba el oscuro futuro para el Sporting de Gijón en caso de que no se ganara «en el futuro pueden hacernos daño» ya se sabe, o ellos o nosotros, discurso bélico dónde los haya. ( http://mas.lne.es/sporting/movil/noticias/sandoval-pide-abrir-brecha-zaragoza/3347.html ). Sobre la aptitud del Real Zaragoza como equipo, Sandoval lo tenía claro «Es un equipo curtido en mil batallas y creo que esas crisis pueden unirles, más que separarles, si consiguen asimilarlo». El técnico seguía con su lenguaje belicoso haciendo apreciaciones no muy acertadas del conjunto aragonés, más que nada porque del equipo que viajó a Gijón, nos encontramos con 7 nuevos jugadores en ésta temporada (Cortes, Arzo, Paglialunga, Acevedo, Cidoncha, Barkero y Roger), 4 jugadores procedentes del filial debutantes (Alcolea, Rico, Tarsi y Suarez) y otros 7 jugadores quedan de la temporada anterior (Leo Franco, Alvaro, Abraham, Montañes, Alamo, Porcar y Victor Rodriguez) donde Leo Franco, Javi Alamo y Lucas Porcar prácticamente no jugaron la temporada anterior. Con semejante convocatoria es llamativo que Sandoval asegurara que el equipo está curtido en «mil y una batallas» y más cuando se supone que había estudiado a su rival. Sandoval sacaba pecho de la situación de su equipo alegando que «a nosotros sólo el trabajo nos ha puesto ahí arriba» comparando de forma indirecta con el Real Zaragoza donde la mediocridad de la Liga ha hecho que ganando a su Sporting se puedan meter en zona de Play-off.

De todas maneras el sentimiento de que el Sporting y el Real Zaragoza palpado la semana previa en Gijón era recogido por su técnico Sandoval asegurando que «acuden en medio de una polémica en el vestuario, tras rescindir el contrato a tres de sus futbolistas, que además han denunciado al club por impago» y volvía a insistir en la importancia del partido de «vida o muerte». Vamos, que si ganaban ya estaban en Primera División y el Real Zaragoza en 2ªB o casi. Valiente afirmación faltando tanta liga por delante. De hecho declaró que perder contra el Zaragoza «no era una opción» y llevó a 18 convocados en concentración a Mareo antes del partido «para motivar y tensionar a los jugadores ante tan importante partido» dentro de la plantilla sportinguista

Y empezó el partido con un gol del Real Zaragoza en la primera ocasión haciendo saltar toda una semana de preparativos y llenando a sus jugadores de nervios y reproches. ¿Por qué?. Si os fijais en la jugada, Roger era cubierto por Ivan Hernandez el cual no se coordina con su compañero Bernardo dejándole solo al zaragocista ante el meta Cuellar. Es más, al bascular, Bernardo choca con Roger que ni se había enterado que lo tenía al lado y el defensor. Iván Hernandez recrimina a Bernardo por no haberle cubierto y Bernardo aún en el suelo se queja de que no le había avisado. Sandoval salió del banquillo pidiendo explicaciones a sus centrales a lo que Bernardo se queja de que Roger le había hecho falta y el árbitro no lo había señalado. Provocando una queja muy aireada de Sandoval al cuarto árbitro saliendo de su área técnica. Menos de cinco minutos de partido, el Sporting perdía y la culpa era ya del árbitro en vez de un fallo de marcaje de sus centrales. El cuarto árbitro mandó tranquilizarse a Sandoval y que volviera a su área técnica.

 

Tres minutos después Iván Hernandez recibía amarilla tras una agresión a Roger en la cara cuando nuevamente se había desecho de su marcaje. Los centrales tenían serios problemas a la hora de fijar las marcas o cambiárselas. No se llevaba ni cinco minutos de partido y Sandoval ya culpaba abiertamente al árbitro de ir perdiendo además de que uno de sus centrales ya llevaba una amarilla que, como se dice habitualmente, bien podría haber sido «naranja». En el minuto 10, Montañes se mete nuevamente entre los centrales, que nuevamente no se coordinan en sus marcajes, errando el tiro del extremo zaragocista que sale desviado. Tras esa jugada tanto Ivan Hernández como Bernardo se reprochaban mutuamente el fallo de marcaje y provocando que Sandoval atacara al juez de línea acusándolo de no haber señalado el, según él, clarísimo fuera de juego. Es más, si tenéis ocasión de ver el vídeo se puede oir perfectamente en el sonido del campo el «eeehhhh!!! eeeehhh!!!» de Sandoval al juez de línea.

Ahí empezó el total dominio sportinguista ante un Real Zaragoza encerrado en su área y esperando el contragolpe. Curiosamente las salidas al contragolpes eran paradas siempre en falta. Ahí es cuando Nacho Cases vió su primera tarjeta amarilla, al zancadillear a Cortes a la salida de un contragolpe. los nervios aparecían entre los jugadores sportinguistas y más cuando Montañés gozó de una doble ocasión al cabecear y posteriormente rematar muy escorado ante Cuellar. En ese momento y ante los problemas tácticos, los sportinguistas miraban al banquillo y lo único que veían era a Sandoval recriminando a los árbitros algo. En estos momentos y tras ver varios vídeos y repeticiones, sigo sin saber de qué podía estar quejándose en esa jugada.

Seguimos con el recital de faltas, en el 17, Lekic derribaba a Arzo y se plantaba solo ante Leo Franco, el juez de línea y el árbitro señalaban la falta pero para los jugadores del Sporting y de su técnico, el central zaragocista se había dejado caer. Ahí entraba un argumento nuevo al discurso que recitaba en el campo: el sporting perdía por el árbitro al no señalar una falta a Roger en el gol, no pitar fuera de juego a los jugadores del Real Zaragoza que además se tiraban haciendo que el árbitro les pitara las faltas que no eran.

El discurso de lo que iba a ser el resto del partido ya estaba montado al cuarto de hora del partido. El Sporting pese a dominar el balón, cometía más faltas que el Real Zaragoza, cada vez que perdían el balón porque el Real Zaragoza montaba la contra y los sportinguistas lo cortaban en falta. Así de simple. Y vino el empate en una gran jugada del Sporting, pero la intensidad y las patadas a destiempo se sucedían y aumentaban con forme los jugadores se cansaban. En el 39, Jara daba una patada a destiempo a Acevedo que se quedaba lesionado en el suelo que el árbitro no quiso o no pudo ver. Los locales cumplían su discurso, «los jugadores del Real Zaragoza se tiran», por lo tanto, ¿para qué lanzar el balón fuera? ¿para que ser deportivos cuando los del Real Zaragoza no lo son?. De hecho en las repeticiones se ve claramente que Jara dió una soberana patada (otra de «naranja», al argentino) . El Sporting lo tiene claro: no ha habido nada y si el árbitro no ha parado el juego, ellos a seguir jugando. Están en su derecho. Varios jugadores zaragocistas recriminaban a los sportinguistas su aptitud pero evidentemente les daba igual, como dijo días antes Sandoval «perder no es una opción», hay que ganar sí o sí, cueste lo que cueste. Las protestas desde el banquillo del Sporting y de su técnico eran constanes y por ese motivo, el árbitró amonestó a Sandoval en el minuto 39 de la primera parte por protestar sus decisiones como así reflejó en el acta.

alvaro

Vino el empate y el final de la primera parte cuando se produjo la primera tangana. Un Sporting de Gijón sobrerrevolucionado y sintiendo que no conseguían terminar de remontar el partido, seguían con su carrusel de faltas y patadas a destiempo. Así vino la primera tangana del partido, Nacho Cases perdía el balón ante Barkero en el área de Leo Franco que despejaba el balón. el sportinguista desde el suelo soltaba una fea patada al zaragocista nada más pitar el árbitro el final de la primera parte. Era la gota que colmaba la paciencia de los zaragocistas cansados de recibir patadas. Barkero primero, luego Leo Franco y luego Alvaro se encaraban primero con Nacho Cases, luego con un ya alterado Ivan Hernandez.

Enseguida saltaron los del banquillo local con un Sandoval recriminando a los zaragocistas su falta de deportividad (curioso cuanto menos porque en las repeticiones se aprecia claramente las patadas recibidas por Acevedo, Cortes, la agresión a Roger, la patada a Barkero nada más pitar etc etc). El primer objetivo de Sandoval fue Barkero al que agarró y empujó pero el zaragocista no respondió y se alejó del tumulto, de ahí se disolvió el primer conflicto con Nacho Cases mientras a unos metros, un alterao Alvaro, se encaraba con un también alterado Jara acudiendo Sandoval directamente al central del Real Zaragoza. El segundo técnico del Real Zaragoza se acercó al tumulto e intentó alejar a Alvaro del follón en que ya estaba Sandoval que curiosamenteque se encaró directamente con el técnico. ¿El motivo? Pues en la foto de aquí arriba se ve a Alvaro encarado con el 17 siendo apartado por el preparador físico del Sporting (Nacho Sancho) mientras que Sandoval agarrándolo con su mano izquierda hacía todo lo contrario, intentar acercarlo al 17 sportinguista. En el momento previo de la foto, había llegado el segundo técnico zaragocista e intentó hacer lo contrario de Sandoval, es decir, alejar al 17 y a Alvaro pero Sandoval se lo impidió con un empujón.

En la foto es el preciso momento que Angel Rodriguez cansado de la actitud de Sandoval (de espaldas y detrás del 9) le ordena que suelte a su jugador y deje de calentar la situación. Sandoval se encara con el técnico zaragocista mientras el preparador físico del Sporting y Paglialunga consiguen alejar a Alvaro ya que la foto se ve la mano izquierda de Sandoval que casi sigue agarrandolo y acercándolo a su jugador mientras ya de espaldas se encara con Angel Rodriguez (en la foto se ve el brazo izquiero extendido y agarrado por la mano de Sandoval.

Comentándolo con varios técnicos esa reacción tan extraña de «poner paz» del técnico del Sporting, su explicación es unánime respectol: «Sabía que Alvaro se había calentado demasiado y pensaba que aguantando al central en medio del tumulto con sus jugadores perdería los nervios y haría algo que le hicieran ser expulsado»

sandoval

De ahí hasta el tunel de vestuarios Sandoval se encaró repetidamente con el técnico zaragocista, Angel Rodriguez, mientras éste se intentaba alejar de él. Alvaro era llevado al tunel escoltado por Paglialunga y el preparadord del Sporting. La tensión aumentó y fue en los túneles de vestuarios cuando Angel Rodriguez perdió los nervios ante los continuos insultos de Sandoval desde el campo hasta el tunel de vestuarios: «Hijo de puta y me cago en tu puta madre». Angel Rodriguez, perdiendo también los nervios, ante tanta mala actitud, le respondió con un «Tú para que te metes, cocinero de mierda». La familia de Sandoval posee un restaurante de prestigio en Madrid reconocido con una estrella Michelín. Sandoval lanzó un puñetazo que erró y Angel Rodriguez le respondió con otro puñetazo que impactó en el ojo derecho del técnico rival. En ese momento Alvaro intentó meterse en la refriega entre ambos a lo que se hizo que la tensión entre el preparador físico del Sporting, Nacho Sancho provocara un forcejeo entre ambos que acabó con un puñetazo de éste mismo al central zaragocista que fue visto por el árbitro y expulsó al preparador físico. Paco Herrera se acercó y separó a Sandoval y Angel Rodriguez mientras que Oscar Luis Celada y Paglialunga separaban dentro del tunel con el árbitro a Nacho Sancho y Alvaro. Paco Herrera intentó tranquilizar y calmar a su colega mientras que el árbitro acercándose a ambos les recomendaba que bajaran las pulsaciones de sus jugadores que no iba a perdonar ninguna más en la segunda parte. Imágenes captadas por las cámaras de Canal+.

Canal+ también captaba al inicio de la segunda parte y antes de salir al campo como el árbitro hablaba con Leo Franco e Ivan Hernandez, ambos capitanes, que ya estaba bien, que se había acabado, ni una queja, ni una patada más a destiempo, nada de nada, que iba a ser más expeditivo a lo que ambos respondieron afirmativamente.

barkero

En el minuto 49 el Sporting daba la vuelta al marcador y parecía que la reprimenda del árbitro había surgido efecto, las patadas, quejas, protestas cesaron inmediatamente con un muy comedido y respetuoso Sandoval con el árbitro y los jugadores zaragocistas. Pero la tranquilidad duró momentaneamente, ya que el Zaragoza se hizo con el balón y encerró al Sporting en su área volviendole los nervios a Sandoval y por extensión a sus jugadores que empezaban a llegar tarde a los balones. Cuando parecía que se repetiría lo de la primera parte, el árbitro decidió cortar por lo sano y un agarrón de Luis Hernandez fue castigado con la segunda amarilla y su expulsión.

Viendo las imágenes, y en otro partido, hubiera sido demasiado rigurosa, pero daba la casualidad que de las 16 faltas que hizo el Sporting de Gijón, 7 fueron hechas por él y ya había sido avisado primero verbalmente en la primera parte y posteriormente ya vió una amarilla. Además el árbitro ya había dicho en el tunel de vestuarios a su capitán que iba a ser muy taxativo y no iba a perdonar más tarjetas a los jugadores que más faltas estaban cometiendo en la primera parte. Lo sabía, era consciente, estaba avisado, había tentado mucho a su suerte y pese que a mi juicio, esta jugada aislada no es de tarjeta amarilla, viendo las faltas que hizo en la primera parte es sorprendente que éste jugador hubiera acabado la primera parte. Debió haber sido expulsado ya antes del descanso. Por eso el jugador consciente de ello se fué sin decir nada. La cosa estaba clara y no había nada que añadir. El Sporting se olvidó de las advertencias arbitrales y volvieron al juego brusco de la primera parte y a seguir con el discurso de que el árbitro les perjudicaba y además los jugadores zaragocistas eran antideportivos al simular las faltas que les pitaban. Y como no, Sandoval volvió a las protestas, quejas, reproches… y llegó el gol de Montañés tras un terrible despeje de Bernardo que dejó el balón franco para el empate. Pero los jugadores locales seguían con el discurso grabado a sangre y fuego, de hecho, nada mas fallar Bernardo su despeje y tras marcar el Zaragoza el empate, el central se levantó como una exhalación, primero mirando al árbitro (al que no dijo nada,¿que le iba a decir? ¿que era fuera de fuego?, luego mirando a su lateral izquierdo y luego a su portero) al igual que le pasó en la primera parte, al recibir el gol su primer objetivo había sido el árbitro. Interesante cuanto menos. Bernardo se contagió de los nervios y si durante la primera parte ya había conseguido serenarse en su primer error, ahora estaba fuera del partido. 4 minutos después del gol del empate del Real Zaragoza, veía amarilla por una durísima patada a Montañes. El central se veía desbordado constantemente por los zaragocistas, estaba mentalmente fuera del partido y ya tenía una amarilla. Sandoval cambió las marcas he hizo que Iván Hernandez, que parecía más sereno, se encargara de las marcas rivales, sobretodo de Montañes para evitarmales mayores.

nionies

Pero es lo que tienes cuando desde el minuto 5 ya estás culpando al árbitro de tus errores y jugando al límite, que llegado a un determinado punto del partido ya tienes a tus jugadores cargados de tarjetas y un árbitro celoso de no volver a perder los papeles del partido. Montañés desbordó nuevamente a su marca en el centro del campo y esta vez salió Iván Hernandez, que debió equivocarse de deporte e hizo una falta mezcla de obstrucción y de placaje estilo rugby con su hombro derecho sobre el extremo zaragocista. Tarjeta amarilla tan clara que si hubiera sido un par de metros más cerca de portería y sin ningún rival hubiera sido de roja. Otro expulsado por errores propios (Alvaro en el segundo gol sportinguista, consciente de su amarilla, no entró a su rival, éste sí). Los jugadores sportinguistas ya añadían un nuevo elemento a su discurso, que estaban siendo atracados, que no podía expulsar a otro jugador ¿y por qué no? La falta era claramente de amarilla, en ningún momento tubo intención de jugar el balón. En las imágenes se ve claramente a Nacho Cases diciendo que estaba expulsando a 2 del Sporting y que no era justo. Sandoval ordenó a los recogepelotas esconder todos los balones para parar el ritmo del partido, había que aguantar como fuera el empate. Por eso el árbitro mandó retirar a todos los recogepelotas por no hacer su función como reflejó en el acta. «Perder no es una opción» y ahora había que evitar perder recurriendo a todas las estratagemas posibles, legales o no.

expulsion

En ese momento se vió una clara dicotomía entre los jugadores sportinguistas, mientras unos intentaban olvidarse del árbitro y centrarse en aguantar el empate, otros, fuera mentalmente del partido, sólo tenían un objetivo, el árbitro y ya no tanto los jugadores zaragocistas aunque seguían dando patadas a destiempo pero ya más comedidos. Y en ese momento Paco Herrera tubo una decisión acertada, retirar a Barkero y sacar a Victor Rodriguez, un jugador también con desborde y vertical como Montañes. Más madera a la hoguera sportinguista de jugadores con tarjetas, advertidos verbalmente y en su mayoría sobrerrevolucionados de pulsaciones y que llegaban tarde al balón. Así fue cuando vino el clarísimo penalty a Victor Rodriguez, en el minuto 82 cuando parecía que jugadores y aficionados volvían a centrarse en el partido. También supuso la segunda amarilla a Nacho Cases, otro jugador que no debió empezar la segunda parte por esa patada sin balón y desde el suelo a Barkero nada más terminar la primera parte. Empezaron los lanzamientos de objetos y de botellas al terreno de juego. El portero Cuellar se dedicó a insultar a Victor Rodriguez y a destrozar el punto de penalty (imágenes captadas por Canal+) siguiendo la máxima que había repetido Sandoval «Perder no es una opción». De hecho Victor Rodriguez falló y Cuellar se acercó inmediatamente a restregárselo a Victor Rodriguez (como se ve en las imágenes de Canal+) buscando una provocación que intentara sacar a los zaragocistas del partido o que cometieran errores. También se vé como Canella empuja a Cuellar mitad a modo de felicitación y obligando a alejarse a su meta de Victor Rodriguez, ya se había jugado una tarjeta y/o expulsión si le hubiera visto insultando al zaragocista y destrozando el punto de penalty antes de su lanzamiento y no era cuestión de quedarse también sin portero.

Desde el fallo del penalty y faltando tan pocos minutos, Sandoval dió una consigna aún más clara: aguantar el 2-2 a cualquier precio,sea el que fuera, si antes todo valía, ahora más. Se había quedado sin el arma de los recogepelotas hacía más de 10 minutos y ya daba igual quedarse con 9 que con 8 ya que su discurso lo tenía ya preparado. Sus pupilos cumplieron como siempre: amarilla a Ismael Lopez en el 86 por una clarísima falta cuando había sido desbordado, en el 87 amarilla a Stepovic por protestar las decisiones arbitrales y en el 88 expulsión del propio Sandoval que ya había sido advertido en la primera parte. Había que arañar segundos al partido. Cuando parecía que acariciaban el empate, llegó el gol de Cidoncha, en el que se ve como Roger nada mas conseguir el tanto le recrimina a Cuellar su actitud desde el penalty. Había estado provocando a los jugadores zaragocistas en busca de una nueva tangana que sacara a los aragoneses del partido y si alguno salía expulsado, mejor que mejor. Ahí fue cuando los jugadores del Sporting bajaron ya el ritmo de sus pulsaciones de manera brusca. Habían planteado un partido de mucho juego subterráneo, no habían coseguido sacar a los jugadores del Real Zaragoza del partido y para colmo se les había vuelto en su contra con las expulsiones y tarjetas de cara al próximo partido amén de la derrota. Pero Bernardo aún dió un empujón de amarilla sin balón al que le perdonó el árbitro en el 93 su segunda amarilla y su expulsión. Canal+ captó perfectamente como el árbitro le reprochava su actitud.

Y acabó el partido pero no los líos. El Director Deportivo del Sporting, Lonzano, bajó al terreno de juego sin ningun tipo de acreditación y empezó a provocar a los zaragocistas, de hecho el objetivo de su ira no fue otro que Suarez, el canterano del Real Zaragoza que había estado en el banquillo y pasaba por ahí. Es muy complicado pensar como habrá podido provocar desde el banquillo a un directivo en el palco a sus espaldas pero por lo visto debió hacerlo para bajar a intentar a agredir a un jugador que había estado en el banquillo y ni había jugado.

ddsesge

Pero seguían los líos, el expulsado Sandoval habló en rueda de prensa atacó la actitud del segundo técnico Angel Rodriguez diciendo que estaba en su salsa en medio de todo el jaleo. Parece que se olvida que Angel Rodriguez intentó separar a Alvaro de Nacho Cases mientras sandoval agarraba a Alvaro para acercarlo a su jugador al finalizar la primera parte. «Y además se ha ido de rositas» apostilló. Además anunció que el club anunciaría medidas legales para presentar denuncias contra miembros del Real Zaragoza. (http://www.farodevigo.es/deportes/2014/01/06/sandoval-denuncia-agresion-segundo-tecnico/942840.html También como parte de su rueda de prensa y ante otro medio de comunicación aseguraba que el segundo técnico del Real Zaragoza había calentado el partido por sus insultos constantes desde su banquillo al del Sporting y sus jugadores,no había otra manera para ganar al Sporting hoy más que insultar y provocar a sus jugadores»

De hecho, Sandoval subió al autobús del Real Zaragoza y volvió a insultar a Angel Rodriguez que no entró a sus provocaciones. Tubieron que ser agentes de la Policía Nacional quienes obligaron a bajar al autoproclamado «pacífico» Sandoval del autobús del equipo rival donde había subido a insultar a un entrenador.

Posteriormente en la Cadena Ser, el corresponsal en El Molinón dijo en «El Larguero» que había empezado los problemas porque el Sporting se había negado a tirar el balón fuera cuando consideraban que el jugador zaragocista estaba fingiendo (las imágenes han demostrado que ese no fue el motivo y que no estaba fingiendo) y que los zaragocistas con Alvaro y el segundo entrenador habían provocado a los gijoneses para sacarlos del partido. Posteriormente Sandoval en el mismo programa al ser preguntado por el incidente del autobús, aseguró haberse acercado «pero no haber subido ni insultado a nadie», ante la pregunta del locutor nacional sobre que hacía entonces allí, no supo dar una explicación. Posteriormente el locutor informó que varías fuentes habían confirmado que la Policía Nacional había obligado a Sandoval a bajar del bus del Zaragoza.(http://www.eldesmarqueasturias.com/sporting/noticias/1971-no-habia-otra-manera-de-ganar-al-sporting-nada-mas-que-provocar.html )

Posteriormente Lozano pidió disculpas públicas en diversos medios por su comportamiento y aseguró que revisarían las imágenes y si veían algo denunciable a algún miembro del Real Zaragoza lo harían, como elevar una queja formal ante la LFP. Un locutor de la Cadena Cope le preguntó que si estaban seguros de que las cosas eran como las estaban interpretando y Lozano aseguró que querían ver íntegramente el vídeo del partido y analizar en frío las imágenes. Hoy han debido terminar de verlo y han decidido no presentar denuncia alguna. Lo cierto es que la Policía Nacional preguntó a Angel Rodriguez si quería denunciar a Sandoval por insultos y amenazas al subirse al autobús ya que ellos estaban presentes y bajaron a Sandoval del bus, pero el cuerpo técnico del Real Zaragoza prefirió cerrar el asunto en ese momento no presentando denuncia y el Sporting hoy decide cerrarlo también no presentando ninguna denuncia. (http://www.elperiodicodearagon.com/noticias/deportes/no-habra-denuncia_911086.html

Tripulante

Deja una respuesta