Zapater, el sentir y la manera de ver las cosas del Capitán

Zapater lleva con orgullo el brazalete de capitán del Real Zaragoza. Una responsabilidad que recae sobre el jugador ejeano por su sentimiento hacia un club que conoce bien. Capitán ademas esta temporada, por ser uno de los pocos veteranos que pueblan un vestuario tremendamente joven. Joven pero también con mucha «sabia» zaragocista nueva . Un contraste que Zapater ve desde su especial perspectiva de la vida.

Asi ve la vida el Capitán

En una extensa entrevista concedida a un medio publico aragonés, el centrocampista tuvo ocasión de repasar detenidamente buena parte de su carrera como futbolista. También otros aspectos relativos a la vida en general, para los que el bueno de Alberto mantiene su propio punto de vista.

Intentando disfrutar el presente

En la actualidad, Zapater se confiesa “intentando disfrutar de todo esto que sé que un día acabará”. Aunque lo haga en un Real Zaragoza en el que las aguas han bajado muy revueltas recientemente. La exigencia que exige toda esta responsabilidad no es nueva para el ejeano . “Cuando decidí volver sabía que tenía una exigencia que viene de serie”. La exigencia para el capitán no sólo viene impuesta por componentes exteriores, también por el propio sentimiento del jugador, ya que para él, “perder con la camiseta que amas desgasta”.

El mayor titulo sera devolvernos a primera.

En el horizonte no hay otro pensamiento que el de volver a la élite del fútbol español con el equipo blanquillo, algo que Zapater considera que. 

 “Ahora mismo volver a Primera división significaría muchísimo más que muchísimos títulos”. Lo dice con conocimiento de causa, ya que en su primera época con el conjunto aragonés sufrió también un descenso aunque también el ascenso y admite que. “Sé lo que significa para el aficionado del Real Zaragoza estar tantos años en Segunda división”. Un autentico calvario incluido el propio capitán.

Un león de vuelta

Las palabras del jugador zaragocista están cargadas de sentimiento por todo lo que le ha pasado desde que abandonó forzadamente el club blanquillo gracias a Agapito y Marcelino. Confiesa que.

 “Cuando me fui pensaba que no volvería”. Desde entonces, pasó por Portugal, Italia y Rusia, y aunque “nunca olvidaré los sitios en los que he estado”. Es cierto que guarda especial distancia con el Lokomotiv de Moscú, en el que vivió la más traumática de las experiencias de su carrera.  Alli donde quedó prácticamente “inválido” para la práctica del fútbol. «Invalidez» de la que con mucho trabajo y un tremendo esfuerzo ha salido. Como un autentico león el bravo zaragocista.

El R.Zaragoza es su gente

De vuelta a la capital del Ebro, Zapater cree que

“el Zaragoza será lo que la gente quiera”, pues valora muy positivamente la capacidad de la afición para mantenerse fiel al club pese a los malos resultados y añade que “no creo que el aficionado del Zaragoza lo sea por ganar todos los domingos”, como tampoco él volvió “pensando que iba a ganar todos los domingos”. Siempre imperando el sentido común en las declaraciones del jugador.

La veterania y los nuevos tiempos

Sobre el fútbol y la vida en general, el ejeano cree que

“las nuevas tecnologías nos acercan a los que estamos fuera y a los que están cerca los aleja”. A lo que suma un cierto desinterés hacia las redes sociales, que considera como “lo más falso que puede haber”, ya que “ponen lo que la gente quiere que vea”. Un desencanto que Zapater muestra también con el fútbol «moderno» actual ya que considera que se ha perdido parte de la magia que rodeaba al deporte. Esto es asi en buena medida porque “todo lo mueve el dinero”. Y es que el capitán del Real Zaragoza parece desubicado en un vestuario joven en ese aspecto y admite que. “Me empiezo a sentir como hace años cuando veía a mi padre”. Ironizaba con ese especial sentido del humor el gran Capitán.

Sin duda, un grande

Un futbolista de otro tiempo, de tiempos mejores quizás en todos los aspectos. Desde luego mejores en lo que al R.Zaragoza se refiere. Alberto Zapater que cerca de renovar por tiempo indefinido ha venido con la idea fija de devolvernos a nuestro sitio. Un ejemplo como ser humano y deportista.

Fuente :Medios de radio-difusión públicos.